martes, 15 de septiembre de 2015

Cinco ideas para campañas inusuales de Warhammer

Las cosas de la Vida Realtm me han mantenido lejos del blog, pero estos días se decidirá si las cosas se normalizan un poco o si sigo a tumbos durante un tiempo más. Pero bueno, he sacado un poco de tiempo para escribir y vuelvo con Warhammer. Sí, últimamente no salgo de este juego pero es lo que más me inspira. La cosa es que llevo un tiempo pensando en este juego, como bien ya sabréis, y últimamente le doy vueltas al propio planteamiento del juego en sí. Me explico.

La forma de jugar 'base' de Warhammer es la que yo llamaría 'aventuras oscuras'. Una versión chunga de D&D, a medio camino de este juego de aventuras y La llamada de Cthulhu. Los PJ son personas de muy diferentes lugares, ámbitos y profesiones que por alguna razón han terminado juntos. Este grupo va viajando por el Imperio (e incluso más allá, pero no demasiado) encontrándose con problemas, resolviéndolos y sufriendo las (generalmente horribles) consecuencias de sus actos. Esto les llevará a ayudar a las autoridades (civiles, militares, religiosas, mercantiles, gremiales e incluso académicas) o a tenerlas en su contra. Por el camino habrán combatido la barbarie de los pielesverdes, el terror de los no muertos, la mezquindad de los hombres e incluso es posible que se hayan topado con la intrigas de los skaven. Pero el enemigo más peligroso, el más difícil, es la oscura marca del Caos.

Este es un resumen vago e intencionadamente abstracto pero creo que capta la esencia de la gran mayoría de las campañas de Warhammer. El ejemplo más claro de esto sería 'El Enemigo Interior', la gran campaña de la 1ª edición. Por defecto es lo que todos jugamos, o solemos jugar, pero Warhammer da para mucho más. Seguramente muchos de los que dirigís el juego ya habréis tenido algunas ideas como las que voy a comentar y es posible que las hayáis jugado. Pero como me da por pensar voy a poner algunas ideas para llevar el juego por otros derroteros.

Exploradores
Uno de mis mapamundi favoritos. Aquí en plan guay.
El mundo de Warhammer (que, por cierto, no tiene nombre como tal) es enorme. Pero muy, muy grande. Y la acción del juego de rol nunca ha pasado de centrarse, al menos de forma oficial, en esa pequeña parte que pone 'el Viejo Mundo'. Y es que gran parte del mundo resulta, para los viejomundanos, desconocido e inexplorado. Las tierras del Sur, Lustria e incluso la cercana Arabia solo tienen cabida en lo legendario para la gran mayoría de la población, no hablemos ya de Ind, Catai y Nippon. Si quisiéramos podríamos, con total libertad, dedicar toda una campaña a un grupo de exploradores, comerciantes, misioneros y aventureros que viajaran por el mundo descubriendo maravillas, algunas geniales y otras oscuras. El problema de esta forma de juego es que el DJ tendría que trabajar mucho en, literalmente, crear partes de la ambientación que nunca han sido tratadas más que nomilamente. Eso también es, claramente, algo beneficioso si tienes ideas raras que quieres implementar. En general pueden resultar en curiosas aventuras donde oficios que generalmente no tienen mucho uso (como todos los marinos, así como los sacerdotes de Manann) se hacen los protagonistas. 

Criminales
La ciudad es el ambiente natural para cualquier criminal.
Que el mundo es un lugar oscuro es algo que no dudamos. Y que el mundo de Warhammer es aun más oscuro, tampoco. De hecho el propio juego de Warhammer tiene una gran cantidad de oficios relacionados con el mundo criminal: ladrones, falsificadores, matones, peristas, señores del crimen, sacerdotes de Ranald... ¿Por que no darles importancia y, de paso, una campaña para ellos solos? Esta campaña sería casi como jugar a un juego de mafiosos, pero en el mundo de Warhammer. Los PJ podría empezar trabajando para algún señor del crimen menor haciendo el trabajo sucio para, poco a poco, ir avanzando en las filas de la jerarquía criminal de la ciudad hasta poder hacer su propio reino en las sombras. Peleas de bandas, autoridades corruptas, viajes a otro sitio para dejar correr el tiempo, horribles estancias en la cárcel... Hay una miriada de posibilidades para encauzar el juego hacia ese lado, si lo deseas. ¡Ah! Y no olvides la oscura influencia del Caos y de los dioses no demasiado agradables (como Khaine, por ejemplo).

Militares
Estos, que en el juego de batallas son la chusma, en el juego de rol dan miedo.
La guerra es la media en el mundo de Warhammer. Muchos problemas acaban por solucionarse por la fuerza de las armas. Esto da para muchos trasfondos de personajes (desplazados, desertores, viejos soldados que han tenido que retirarse o que ya han visto demasiado) pero también da ideas para aventuras. ¿Acaso no existen un montón de juegos bélicos ahí fuera? ¿Por que no usar las ideas de estos juegos en Warhammer? El Imperio siempre está en guerra contra alguien, los caballeros bretonianos no paran de pegarse contra todo tipo de seres por los bosques y las compañías mercenarias siempre acogen con brazos abiertos a cualquiera que quiera matar (y morir) por unas monedas. Quizás toda una campaña sobre esto fuera un tanto cansino, pero una serie de aventuras (con alguna batalla que justificara los oficios de Sargento y Capitán, por ejemplo) podrían molar mucho.

Elfos
Como esto pero un 60% menos épico.
Warhammer está pensado para que la media de jugadores sean humanos y las otras razas sean una excepción. Pero, ¿y si todos los jugadores son de una raza no humana? Eso da para campañas curiosas y extrañas. La primera de estas que me viene a la cabeza es una campaña de elfos, que podría juntarse mucho con una campaña de exploradores. Los elfos son los grandes marinos del mundo de Warhammer y en el pasado sus colonias estaban por todas las costas. Hoy por hoy son una raza en una profunda decadencia, pero siguen siendo muy poderosos. Un grupo de elfos podría tener todo tipo de misiones: desde viajar por el mundo para cumplir las órdenes de sus maestros hasta dedicarse a recuperar conocimiento largamente olvidado. También podría darse otro giro y hacer campañas de elfos marinos (aunque esas serían casi de criminales) o de los elfos de Laurelorn. O incluso, un poco al uso de las historias de Gilead, podrían hacerse campañas sobre un grupo de elfos que son los últimos de un asentamiento que nunca dejó el Viejo Mundo. En general pueden ser campañas curiosas pero con ciertos toques muy, muy épicos y con un alto nivel de poder. De hecho recomiendo que, si planeas hacer una campaña de elfos, empieces en la segunda profesión: no tiene gracia llevar un aprendiz de hechicero elfo en ese tipo de campaña.

Enanos
Simplemente sí. 
Dejo para el final el tipo de campaña con el que yo más he fantaseado (que sorpresa, ¿eh?) y es una campaña donde todos los jugadores sean enanos. Hay un montón de ideas para aventuras relacionadas con los enanos (Y para eso tenemos el genial Dwarfs: Stone & Steel por si acaso). Puede tratar sobre la sempiterna lucha contra los orcos, la oscura guerra subterránea contra los goblins nocturnos o las oscuras maquinaciones de los skavens. Una campaña genial puede tratar sobre como un grupo de enanos tratan de recuperar una antigua fortaleza de sus ancestros (puede ser genial y lo sabéis, ¡todos lo sabéis!) u otra con la que también he soñado bastante (desde que tuve el Reinos de la Magia) en la que uno de los personajes sea un herrero rúnico y el resto sean su guardia, dedicados a recuperar antiguos secretos ancestrales. Ains, un hombre puede soñar.

Y bueno, hasta aquí llego hoy. A ver si puedo publicar algo dentro de poco. Espero que os haya gustado.

¡Nos leemos!

9 comentarios:

  1. Se me ocurren muchas ideas adicionales, como participar en la conquista de Lustria (pero como humanos, o a cargo de los Príncipes Mercaderes, o junto a Marco Colombo), una campaña de enanos, pero basada en las intrigas y luchas entre los diferentes clanes. Es un juego que la verdad, da para mucho.

    Una campaña en la que los jugadores sean norses, o en la época de los tres emperadores, o en Mordheim, o basada en Sartosa...Hay tantas posibilidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, pero me he querido mantener en cinco que si no no tengo paro...

      Si nos ponemos en 'tiempos históricos' puedes hacer de todo. Incluso una campaña sobre la guerra de la Barba. De todo, señora, ¡de todo!

      ¡Gracias por comentar!

      Eliminar
  2. Un día tengo que hablar de mi campaña de Lustria, aquello si que fue inusual y loco XD
    Una cosa, por defecto ¿no todos los personajes de Warhammer son potencialmente unos criminales?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo lo que sea Lustria va a ser una locura. Es una hecho. Pobres, pobres hombres lagarto...

      Y bueno, sí, eso no lo discuto. Pero centrar una campaña en es bastante poco inusual y puede molar mucho.

      ¡Gracias por comentar!

      Eliminar
  3. Estupendas ideas, me gusta mucho lo que escribes sobre Warhammer. Tendrás una visita cada vez que escribas sobre ello ¡pon publicidad y hazte de oro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo, tus entradas de Warhammer son muuy interesantes

      Eliminar
    2. ¡Mil gracias a ambos! La verdad es que me animáis a hacer más, pero tampoco quiero hacer el blog monotemático... Veré que hago. Pero, sobre todo, muchas gracias. Así me animáis mucho.

      ¡Gracias por comentar!

      Eliminar
  4. Interesantes y buenas ideas, me las apunto. Gracias por compartirlas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que te gusten las ideas. Siempre que alguien comenta en una entrada vieja me alegra bastante, ya que dice que la gente sigue leyendo el blog por viejas que sean las entradas.

      ¡Gracias a ti por comentar!

      Eliminar